El llaüt “Nova Catalina” navega desde el pasado al presente y el futuro

El llaüt “Nova Catalina” navega desde el pasado al presente y el futuro

El Nova Catalina es la embarcación en la que navegaremos en nuestra Volta a Mallorca , un llaüt que nació en una frontera evolutiva: fue concebido en 1940 para la pesca de costa en la bahía de Palma ( Mallorca ) según el diseño propio de los días de la vela y del remo, pero incorporando ya un motor como recurso que se venía imponiendo desde los años 20 del siglo pasado . Eran días en que los pescadores asumían la nueva tecnología y la maceraban con las formas seculares de navegación, entendían sus barcos como moto- veleros, todavía no como unidades de propulsión puramente mecánica.
En este contexto, el Nova Catalina, tocó el agua con un aspecto humilde , con una eslora de 25 palmos ( 5 metros de eslora ) y con las formas propias de una tipología , el laúd , de la que se tienen referencias desde la Baja Edad Media. El aparejo de vela original – que hemos restituido – era el de triquet (vocablo local para referirse al ‘trinquete’) y mesana, fórmula muy común en las pequeñas embarcaciones insulares. El triquet se sitúa en la proa y en él se iza una latina de maniobra simplificada, que hace uso de un botalón para tesar el davante, cabo que controla la verticalidad de la antena, la verga donde se afirma el grátil. La mesana se ubica en el extremo de popa, una latina especialmente vertical y también de maniobra sintética. Esta disposición de la arboladura responde a la voluntad de dejar el centro de la embarcación transitable para las tareas propias del trabajo en el mar. En realidad, se trata de un aparejo que se articulaba con uno más complejo, permitía complementar el trinquete y la mesana con una latina de palo central. Aún así, el pescador de artes menores a menudo mantenía desarbolado el palo central al serle suficientes las velas menores para faenar; sólo utilizaba la vela mayor para desplazamientos largos, en condiciones de viento muy débil o en determinados tipos de pesca.
Al incorporar el motor en las unidades de poca eslora, el aparejo formado exclusivamente por triquete y la mesana perduró, a la par que el palo central se obvió rápidamente considerando que, junto con la máquina , ocupaba demasiado espacio y, además , la propulsión mecánica ofrecía suficiente autonomía para no requerir de un velamen tan completo .
Pero los recursos tecnológicos al uso tuvieron que someterse a otras consideraciones; el Nova Catalina se enmarca en un período en que los pescadores que ya se habían familiarizado con los motores volvieron a habilitar las velas y los remos. Nuestro laúd fue construido apenas había terminado la Guerra Civil española y la post-guerra supuso restricciones severas, también en combustible. Por esta razón, fue común el retorno parcial a los sistemas de propulsión seculares para ahorrar, la sabiduría acumulada en las formas de navegación fue importante para la subsistencia.NC1
Atendiendo a motivos menos belicosos, nosotros también hemos decidido ahorrar combustible, más aún, prescindiremos de él; eliminaremos el motor. No es una involución, es una propuesta para proyectar hacia el presente y hacia el futuro las embarcaciones tradicionales atendiendo a unos recursos que forman parte de su ADN. No es nuestra respuesta a una postguerra, pero sí a una lucha global para la sostenibilidad. La perspectiva histórica nos permite valorar el motor de explosión como un impasse que está en camino de ser superado. Está claro que vivimos el preludio (se está haciendo largo) de la expansión de sistemas de propulsión alimentados por energías limpias, y lo valoramos profundamente, pero nuestro mensaje empieza por disfrutar de la herencia del remo y de la vela en un acto de autosuficiencia energética y, a la par, de respeto al mar. Nuestro juego es con el viento y con los remos, elementos que entendemos como amigos del medio al que nos aproximamos, con la educación pertinente de quien entra en una casa que no es suya. Es un gesto, también, de autoestima cultural, un reconocimiento a nuestro patrimonio marítimo, un mensaje que lanzamos asumiendo el paradigma de trabajar desde lo local para alcanzar lo universal. Con la Volta a Mallorca, nuestro laúd renace o vive una segunda juventud. Y nosotros con él.

NC2NC3