Port de Soller – Cala San Vicenç – Port de Pollença – Port de Alcudia

Lo hicimos! La costa de Tramuntana nos dejó pasar, y nadie estaba mirando. Sóller fue una parada deliciosa. Uno de los mejores ejemplos de desarrollo sostenible de la isla. Hay fuentes que distribuyen agua a la ciudad. Sin tener que pagar. En los restaurantes y bares, alguien trató de engañarme, como siempre, con los trucos habituales: .. “el agua no es potable, no la podemos servir, tiene muchas impurezas, y cal.” Mentiras y quejas. Los restaurantes en Europa y, si no me equivoco, en España, no pueden no tener agua potable. Si no la tienen se debe llamar a la policía, que está obligada a cerrarlas inmediatamente. También hay una ley europea que dice que un restaurante o bar tiene la obligación de servir el agua potable del grifo a cualquiera que pregunte. Obligación! Te invito a que hagas lo mismo. No seas tímido, no seas cobarde. Informa a las empresas de agua locales. El agua potable en la gran mayoría de los casos es mejor que el agua embotellada. Más controles, no se conserva en plástico, no necesita nada, solamente una limpieza y un poco de cloro que se evapora rápidamente. Defendamos el derecho al agua!Aigues_Potables En Mallorca sólo hay agua no potable en Sa Pobla, gracias a la generosos rociados de pesticidas y fertilizantes (Bayer, Monsanto y todos los de la lista Vergüenza, gracias) para mantener la cultura intensiva no sostenible de patatas y verduras. A veces 4 cosechas al año. Y también en Porto Colom tienen el agua no potable por razones incomprensibles. Bueno, Soller me dio agua, en todas partes, pero de todos modos, ¡cuántas palabras, a veces casi batallas!. ¿Os parece bien? “Vendo agua que viene del cielo, libre para todos”. ¿Cuánto cuesta el suplemento de aire? El lobby del agua embotellada, los delincuentes reales del negocio, han convencido así a administraciones y restaurantes. Muchas fuentes públicas, casi todas, están cerradas. En Soller no. En Fornalutx tampoco. Hay un botón para evitar el derroche innecesario e incluso una cuchara para beber. ¡Gracias a las autoridades locales! Recomiendo, sobre el lobby del agua embotellada, para ver este documental: Flow. En el Puerto los arrastreros habituales. Me hacen tanto mal que no me atrevo a entrevistarlos. Son pobres. Eso es todo. Ahora raspan el fondo de un mar enfermo. El Mediterráneo es ahora una piscina. En Mallorca podemos comer pescado procedente casi exclusivamente de África, Norte de Europa, América del Sur. Muchas gracias a estos excelentes pescadores que han destruido su y nuestro mar. Un mar que dió vida a muchos antes que ellos. Motores y barcos demasiado grandes para muy pequeñas mentes. Nuestro llaüt fue construido para la pesca. ¿Por qué no volvemos a la pesca, en algunas zonas, sólo a vela y remo? Ya se está haciendo en muchos otros países. En Falmouth en el Reino Unido, en el Golfo de Morbillan en Francia .. Salimos de Port de Sóller en la mañana del 6 de agosto. Sólo nosotros. La Nautiluca, nuestro barco de apoyo nos ha abandonado. El motor (como sucede a menudo) tenía problemas. Gracias por acompañarnos en tres etapas. Hasta la próxima. Tan sólo esperamos navegar. Solos estamos y solos navegamos. Durante dos horas remamos y luego se levanta un viento del SW que aumenta lentamente. La Serra de Tramuntana es una preciosidad. Pueblos encaramados, montañas de más de 1.000 metros sobre el mar. Pocos y no del todo seguros refugios. Belleza dura, difícil. Para tan sólo unos pocos. Y por esta razón, ha sobrevivido a los especuladores que buscan dinero fácil. Sólo unos pocos errores en el Port de Sóller. Lo de siempre corrupto y corruptor. Miseria. La ignorancia y el ridículo juntos. No saben, no puede ver el daño que han hecho. Ellos no entienden que la belleza y el respeto al final son también mucho más rentables. Después de siete horas en vela, maravillosas siete horas, llegamos a Cala San Vicenç. Un sueño de bahía. Incluso aquí, un par de museos del horror. El Hotel Don Pedro, una obra maestra de la estupidez humana, y la urbanización sin historia y sin gracia. Obsceno. En el progresivo abandono, por supuesto. Sólo una persona lobotomizada puede permanecer en esos bunkers. Llegamos al pie del Don Pedro, que llega hasta el mar prácticamente (..quisiera un tzunami!!) después de haber la hermosa entrada a la vela y remo. Agua turquesa. Barcas de pedal rojas al estilo Don Pedro, fauna muy barata. Una ensenada protegida a la derecha, un refugio que antiguamente había servido para guardar un llaut. Estamos en la playa. Felices después de 22 kilómetros recorridos. Los queridos socorristas nos dan la bienvenida. David y Dragan, quien se unió a nosotros para fotografiar a nuestra llegada, duermen en el barco, voy a volver a Port de Pollença a pasar la noche. Eulalia Valldosera, nuestra invitada, toma algunas fotos con indicación precisa del pequeño tamaño de nuestro horizonte.Port de Polenç_1Port de Polenç_2 Entre comillas: estoy escribiendo desde el paseo marítimo de Port de Pollença. Ante un paseo tranquilo y peatonal. Pero hay otro tipo de tráfico, pesado, que rivaliza con Nápoles. ¡Absurdo! El mejor lugar de la ciudad está contaminada por los hombres con el síndrome del pene con su pedo Harley, autobuses ruidosos, y motocicletas. Aunque exista un anillo perfecto para evitar esto. Estos son Pazzi Pollencini !! PCPS Día después. Salida desde Cala Sant Vicenç con un “terral” (viento de tierra) perfecto. Luego el viento cesó, y después de media hora de navegación, remo a dos nudos, con el bonito Dragan que nos pesa, y nos dirigimos hacia el último jefe de la Costa de Tramontana: Cap de Formentor. Viento en contra y los “sofás con motor” habituales (definición de Eulalia Valldosera) nos acechan creando hermosas olas empinadas. La presencia de Señores y marineros es lo que hay aquí. Salvo raras excepciones, muy raras. Capitanes compás por compás, como dice mi amigo Fernando Heras Planas. La costa vuelve a ser una maravilla. Acantilados de piedra caliza de 300 pies y más, cuevas, aguas azul cobalto, delfines (tímidos), torres de vigilancia del siglo XVI, impronta genovesa clara. Un grito petrificado, parafraseando Herzog! Y un largo grito. Cuando te transforma la fatiga y se rema contra el viento, la cabeza Catalunya, por fin vemos la cabeza y el faro de Formentor, 208 metros sobre el nivel del mar, entendemos que hemos pasado con seguridad esta costa de Tramuntana. Estamos felices. Dragan toma algunas imágenes potentes. Hemos pasado, sólo a remo y vela, sin motor y sin barco de apoyo, al igual que hace 1000 años. Con los mismos sonidos, ruidos y temores extendidos. La misma alegrías simples y profundas. Sólo el “sofá con motor” que pasó, vecinos negligentes, perturbó este mundo eterno, arcaico, indiferente a la pequeñez de los seres humanos, ni amigo ni enemigo, “cómplice de nuestras inquietudes,” como escribió Joseph Konrad que recorrío tantas rutas en el mar y había visto mucho del mar. Los tontos incapaces que conducen peligrosamente (perdón por la arrogancia, pero no puedo llamarlos ‘diferentemente inteligentes’) aumentan cada vez más para seguir creando malas ondas. El barco con fondo de cristal ruge a nuestro lado a pesar de mi llamada a través de la radio para bajar la velocidad, sin respetar la regulación marítima, no ralentiza y crea una onda muy empinada y peligrosa que nos hace bailar. Un criminal e incompetente que amenaza la vida de muchas personas. Puso nuestras vidas en manos de nuestras nobles maderas de Nova Catalina que se levanta bien, pero que podría haber sido volcada. Voy a presentar una queja. Tenemos el video. Otros tres idiotas van a hacer cosas peligrosas. Un hombre de familia con un ataúd que se parece a un barco, o viceversa, con 400 caballos de fuerza, se convierte en unos pocos metros de distancia, sin ninguna razón, excepto su exhibicionismo, barco rápido con la palabra “buceo”, y 12 personas en borde que corta la ruta antes de Punta Avanzada a 30 nudos, y otro “sofá con motor”, siempre pasando en la proa de nuestra ruta. Un mundo difícil para aquellos que quieran navegar y remar en un barco pequeño. Un gran amigo, Thomas, sale a nuestro encuentro con la artista Eulalia Valldosera a bordo de su catamarán Félix. ThomasEstamos situados en Cala Murta. Hermosa. Agua verde y turquesa. Acoge Dragan a bordo y nos da Eulalia Valldosera, artista, bella y profunda.Eulalia(Estos días Eulalia Valldosera, lo que me une una relación que va más allá de la amistad profunda, estaba muy cerca de nuestro proyecto. En los días de espera, quizás el viaje más cre-activa (y al que dedicaré más atención en el próximo post) me dio su visión de las cosas, un análisis que a menudo se me escapa. Me ayudó a entender, para ver lo que hay bajo las sombras y la luz, para cumplir con el descanso y el cuidado. Entrada E ‘al viaje con entusiasmo y plena participación. Incluso cuando el silencio de la fatiga le nublaba la mente y doblar los brazos). Otro querido amigo, Diego Riera Hevia, instructor en el Club Náutico Puerto de Pollença, navegando con su mistral se extrae de Primrose para saludarnos. Son gestos que son agradables. Otros barcos, sobre todo los tradicionales, apenas hemos vistos unos pocos, de hecho, para ser un poco poco más precisos, ninguno, desde Cala Gamba, o desde el día de nuestra partida. Es un poco triste. Luego, hacia Puerto Pollença. Con el viento en las velas. Las emociones fuertes. Al llegar al puerto nos encontramos al idiota del ataúd motorizado. Le recuerdo el hecho y él me ignora. No puedo contenerme de insultarlo. Cara culo que presume ante sus hijos y su esposa que le da pena. Ninguna reacción del cobarde. Vemos una cara amable en el muelle, un gran amigo, Sebastià Vidal, carpintero que construyó los remos, el mástil y el bauprés de Nova Catalina. No sólo ha venido a recibirnos sino que también trae una caja de melones de Villafranca de Bonany y otros vegetales.  Sebastia Sebastia1Un regalo en particular nos conmueve. Una rama de olivo, símbolo de paz, y una de laurel, símbolo de la victoria. Símbolos de este antiguo Mediterráneo. Me pregunto si los hombres del “sofá con motor” han recibido nunca un regalo así. Mañana nos vamos para Puerto Alcudia. A las 7 viene Joan, un amigo de David y la vela latina. Nosotros recibimos el don del agua desde un catamarán diseñado por Wharram amarrado junto a nosotros. Empezamos a remar. No hay viento y hace mucho calor ya. El agua es clara, se puede ver la parte inferior hasta 8-10 metros. Un montón de hierba de mar, la posidonia, (una planta fanerógama valiosa que vive en el fondo del océano) que oxigena bien el agua. Tenemos que doblar Cabo Pinar, el penúltimo de nuestros líderes difíciles. En tres horas que sudamos a la prenda. Joan remando fuerte. Demasiado. Mantiene un ritmo de batalla. Después del Cabo todavía otro, Cabo Menorca, y luego el viento! Los acantilados y los cortes prístinos de las olas largas, pero bajas. En invierno, con los temporales de tramontana, es mejor no venir aquí. Después de la segunda parte por fin tenemos un ‘Embat’ (viento térmico) por el través que nos permite izar las velas. Nos deslizamos la velocidad a lo largo de la escarpada costa de la bahía de Alcudia. David, como siempre, lleva este maravilloso y fuerte barco con sabiduría marinera. Son un solo cuerpo. Me enseña mucho. En conjunto. Gracias David! Por primera vez, repito, desde nuestra salida de Cala Gamba, 27 de julio de 2014, que una vela laud nos da la bienvenida. Es s’Agustina, salvado de la destrucción y mantenido por un grupo de voluntarios, incluyendo Joan, Toni y otros. Es un hermoso barco.OLYMPUS DIGITAL CAMERA Recibimos de los miembros de la tripulación dell’Agustina un racimo de uvas de vino dulces, y los niveles locales. Placeres del Mediterráneo. Una vez que las personas emprendieron guerras para poder degustar las uvas de estas islas afortunadas. Con el sonido eterno del agua que toca y soporta nuestro casco, sin el ruido del motor de tonto, bordeamos la isla dell’Alçanada, con su pintoresco faro. Al fondo un campo de golf. VERDISSIMO! Hermoso para mirar pero malo presenciarlo en una isla donde el agua es preciosa. Es que no podríamos usarla para algo más inteligente y sensible que lanzar una bola en un agujero? Alcudia, por el contrario, Port d’Alcudia es una urbanización fea que ha arruinado a una hermosa bahía. Las ruinas de la antigua central eléctrica son quizás el único (en su deterioro arqueológico y progresiva) que dan encantao a la bahía. Es una pena realmente, la naturaleza había sido generosa con esta parte del mundo. Una laguna se extendía en varias fuentes, protección para los buques. Y también es una ciudad que los talaioti, los romanos, los bizantinos, los musulmanes del norte de África, y luego los catalanes habían construido con respeto e inteligencia. Ahora desde Puerto Alcudia a Can Picafort es una sucesión de edificios y horrores. Todo por un turismo de bajo rango. Muy muy barato. Los caballos sudorosos y delgados, maltratados, por este poderoso sol, tirando de carruajes tristes, los trenes para turistas sudorosos, trenes sin rieles, restaurantes de comida rápida, tiendas y supermercados que venden comida chatarra a obesos crónicos y con la cara roja. Parque temático y ‘no-lugar’ para los consumidores extranjeros. Las cosas vistas y revistas en mares en todo el mundo y en el Mediterráneo, en particular en este, que idiota. La única belleza y calidad que se mantiene es el centro de Alcudia, la antigua Pollença romana, encaramada en sus murallas medievales. Y en nuestros corazones y en las mentes de los pocos que están luchando para salvar a esta belleza. Estamos invitados, después de nuestra llegada, a casa de Joan. Su esposa nos entretiene con cariño y generosidad. Cocina una comida gloriosa con pescado fresco, verduras de su jardín y el agua del pozo. Qué se puede pedir más? Joan me muestra con tristeza que al lado de su casa fueron derribados sin razón, algunos viejos robles centenarios que daban sombra, oxígeno y alegría a este mundo. ¿Cuánto tiempo se necesita para ver crecer una encina? Sólo un poco para la naturaleza. Al final los ciclos largos son sólo para nosotros. Mas ¿cómo borrar una herida tan profunda a la belleza, al sentido común? Aprendo mucho de este viaje. Mi amor por el Mediterráneo y su verdadero amor crece, también crece a medida que mi odio, mi castigo por sus habitantes por lo que aquellos que no pueden vivir en armonía y tan incapaz de cumplirla. Ellos no saben lo que se pierden. Cambian las bahías turquesa por el plástico de las Jacuzzi, olivos milenarios por palmeras y césped de plástico, botes de madera por señores de plástico con sofá motor, casas de piedra noble por búnkeres de hormigón. Me he preguntado, yo que he viajado un poquito por el mundo con mi barcos, he visto llegar navegantes solitarios y siempre lo han recibido con su bailes folkcloricos, sus comidas y sus diplomacias, para que explicara sus viajes y sus aventuras. Y aquí no he visto nada de nada de nada. Sólo algun baile folcklorico en raras ocasiones y comemoraciones. El dia de San Pere. Lo turistas se preguntan ¿donde esta la cultura del pueblo? ¿Donde estan los Mallorquines? Existen lo mallorquines que no piensan otra cosa que en el buen vino y el “pa amb oli? Provoco obviamente. Espero una reacción. Saludos encantados (y, a veces, enojados), GiacomoG&D